HOME – El español con las refugiadas

El pasado 15 y 16 de Septiembre Roberto Enríquez formó parte del proyecto solidario que el Teatro Español.

El Teatro Español inicia la temporada 17/18 con HOME, propuesta que pretende recaudar fondos y en la que participan: ocho autoras, ocho autores ocho directores y ocho directoras, que darán lugar a espectáculo de unos 90 minutos compuesto por 16 monólogos de 5 minutos de duración cada uno, con la música en directo de Laura Abril y audiovisuales de Arnau Oriol y que estarán interpretados por ocho actrices y ocho actores de reconocido prestigio como: Javier Gutiérrez, Teresa Lozano, Gabriela Flores, Juan Echanove, Mario Gas, Irene Escolar, Blanca Portillo, Ana Wagener, Macarena Sanz, Clara Sanchis, Roberto Enríquez, Sergio Peris-Mencheta, José Sacristán, Aitana Sánchez-Gijón, Nuria Mencía, Pepe Viyuela y Nacho Sánchez.

El monólogo que interpretó Roberto Enríquez se titula ‘Sus ojos, la frontera sur’ escrito por María Velasco y dirigido por Miguel del Arco:

HOME – El Español con las Refugiadas:
Ficha artística

Los que participan de forma altruista en este proyecto son:
Directores/as:

Pepa Gamboa, Yolanda García Serrano, Carme Portaceli, Aitana Galán, Salva Bolta, Víctor Velasco, Julián Fuentes Reta, Miguel del Arco, Luis Luque, Helena Pimenta, Rubén Cano, Fernando Soto, Carlota Ferrer, Víctor Sánchez, María Ruiz y Judith Pujol.

Dramaturgos/as:

Lola Blasco, Fernando J. López, Carolina Román, Félix Estaire, Carolina África, José M. Mora, Lucía Carballal, Denise Despeyroux, Antonio Rojano, María Velasco, Alfredo Sanzol, José Padilla, Paco Bezerra, Almudena Ramírez-Pantanella, Itziar Pascual, Amaranta Osorio y Pedro Víllora.

Actores/actrices:

Javier Gutiérrez, Teresa Lozano, Gabriela Flores, Juan Echanove, Mario Gas, Irene Escolar, Blanca Portillo, Ana Wagener, Macarena Sanz, Clara Sanchis, Roberto Enríquez, Sergio Peris-Mencheta, José Sacristán, Aitana Sánchez-Gijón, Nuria Mencía, Pepe Viyuela y Nacho Sánchez.

Música en directo de Laura Abril y Audiovisuales de Arnau Oriol.

Ningún artista cobrará por este trabajo.

*Colabora Nico Jiménez

Dossier:
http://teatroespanol.es/descargas/dossier-home.pdf

http://teatroespanol.es/450/home-el-espanol-con-las-refugiadas/

Anuncios

Gira 2017 ‘El pequeño poni’

Gira: El pqueño poni, 2017

el-pequeno-poni7                                                         el-pequeno-poni10-big

Enlaces para la compra de Entradas:
13 de Enero: Teatro Zorrilla Valladolid

21 de enero: Teatro Auditorio del Revellín – Ceuta
https://es.patronbase.com/_Ceuta/Productions/16/Performances

26 de enero: Albacete

28 de enero: Auditorio Pilar Bardem – Rivas Vaciamadrid (MADRID)

https://entradas.rivasciudad.es/243-2/
https://www.giglon.com/compra-integrada/-/cip_WAR_giglonportlet_INSTANCE_xkBCzypyXP4y?widget=true&userIdWidget=0&salaIdWidget=0&artistaIdWidget=0&eventoId=4935&directPurchase=false

26 de marzo: Teatro Jaime Salom – Parla
https://www.taquilla.com/entradas/el-pequeno-poni
https://www.ticketea.com/entradas-teatro-el-pequenio-poni/

22 de abril: Teatro Jovellanos – Gijón
http://www.teatrojovellanos.com/eventos/show/35807-pequeno-pony-producciones-faraute-y-compania-miguel-narros
http://www.guiadelocio.com/asturias/teatro-y-danza/el-pequeno-poni-en-teatro-jovellanos

el-pequeno-poni6-big

Información en:
@elponiteatro
http://produccionesfaraute.com/

Enlaces relacionados:
http://blogdeentradas.com/2016/09/pequeno-poni-gran-conflicto/
http://teatrolopezdeayala.es/roberto-enriquez-pequeno-poni-no-da-soluciones-al-acoso-escolar-genera-debate/
Crónica de «Mi pequeño poni» de Paco Bezerra
Información: @elponiteatro

‘El pequeño poni’ texto de Paco Bezerra dirigido por Luis Luque en el Teatro Bellas Artes hasta el 16 de octubre

Roberto Enríquez y María Adánez en Las mañanas de RNE (19/08/16)

María Adánez y Roberto Enríquez: “El acoso ha existido siempre”

·         La pareja interpreta, en un intenso drama, a unos padres que no saben cómo plantar cara al ‘bullying’ que sufre su hijo

 

A Luismi le pegan en clase. No es una cosa de niños. Es víctima debullying por llevar una colorista mochila de Mi pequeño poni. El director le ha prohibido que acuda al centro con ella. Sus padres se debaten sobre qué postura tomar: ¿Es mejor que sea él mismo o debe sacrificar su personalidad por su seguridad?. Así arranca El pequeño poni, una angustiosa obra de Paco Bezerra sobre el bullying, interpretada por eMaría Adánez (Madrid, 1976) y Roberto Enríquez (El Bierzo, León, 1968) a las órdenes de Luis Luque.

¿Por qué decidisteis participar en este proyecto?

María Adánez.- Mi relación con Luis Luque viene de lejos. Ambos teníamos muchas ganas de seguir trabajando después de Insolación y, buscando textos, Luis me comentó que había una obra muy bonita de Bezerra, sin acabar, de la que podíamos sacar una buena función. Y dije que sí, leyendo sólo el primer acto.

Roberto Enríquez.- La forma de trabajar ha sido muy inusual, porque el segundo acto ha sido una especie de work in progress en el que Paco iba escribiendo mientras ensayábamos, probábamos…

Suena algo arriesgado…

M.A.- Es que era un primer acto tan brillante que muy mal se tenía que dar el segundo para que aquello naufragase. El hecho de ser una obra inédita nos ha hecho ser muy flexibles e ir probando y descartando. Había una escena en la que teníamos diálogos y Paco vio que se resolvía mejor con las miradas y lo dejamos. Algo así es un lujo. De hecho, con Luis y con Paco ya trabajamos así en La escuela de la desobediencia.

 

Roberto, tú te has introducido en un grupo muy asentado. Luque, María y Paco ya habían colaborado y tienen otra obra en previsión. ¿Cómo ha sido la experiencia?

R.E.- Ha sido muy fácil. Con María había hecho varias series de televisión. Fuimos novios en Pepa y pepe, por ejemplo. A Luis le conozco desde hace muchos años de la profesión, he seguido su trayectoria, su última obra, El señor Ye ama a los dragones, me dejó turulato. Así que había muchas ganas de encontrarse y había tanta pasión e implicación, que de verdad ha sido muy cómodo.

Paco Bezerra se inspiró en una historia real para escribir esta obra. Ocurrió algo similar en un colegio de Carolina del Norte. ¿Vosotros habéis indagado en casos reales para preparar vuestros papeles?

M.A.- La verdad es que nos hemos ceñido a la historia de Paco. Efectivamente, esto ocurrió en Carolina del norte en 2012. Pero eso inspiró a Paco y, a partir de ahí, usó su imaginación y puede ser cualquier familia de cualquier parte. No nos ha hecho falta mirar hacia afuera para contar estos personajes porque la dramaturgia estaba clarísima.

R.E.- Lo cierto es que no es un tema en el que tengas que hacer un estudio de campo para ver de qué se está hablando. Todos los espectadores tienen alguna experiencia conel acoso, de hecho más que ir nosotros a por el exterior han sido los espectadores los que han compartido sus experiencias con nosotros. Hemos tenido oportunidad de hacer varios coloquios en diferentes plazas donde hemos actuado y ha sido alucinante. Al final, esta obra es eso, una invitación a hablar del acoso. En la última función, en Pamplona se quedó casi todo el mundo en el teatro y hubo unas confesiones tremendas. Lo recuerdo y se me pone la piel de gallina. Par mí son estos momentos en los que el teatro cobra todo su sentido.

Tocáis un asunto muy espinoso, ¿os dio miedo en algún momento?

M.A.- Al contrario. Creo que había que arrojar luz sobre este tema y darle voz. Es una problemática que parece que está de moda, porque en los últimos tiempos han salido muchos casos. El último, un niño que se tiró por una ventana en Fuenlabrada, pero el acoso escolar ha existido siempre. Lo que cambia es que los medios se están haciendo cargo de esta problemática. Al final, es algo por lo que todos hemos pasado de una manera u otra.

R.E.- En último extremo, no creo que sea sólo una obra sobre el acoso, también hay una reflexión muy interesante sobre qué hacemos con los que son diferentes. Y, además, se habla sobre cómo una tragedia como ésta atraviesa a una pareja. Ellos tenían un discurso claro hasta que la vida se les echa encima.

Precisamente, vuestros personajes tienen posturas opuestas. Uno aboga por la seguridad del niño y que deje de llevar la mochila. El otro apoya su derecho a ser como quiera… ¿Cuáles son vuestras posturas?

M.A.- Es muy delicado. Yo, por supuesto, abogo por la libertad y el derecho a ser uno mismo. Por otro lado, no soy madre, pero entiendo que el miedo haga que la gente tenga un instinto de protección muy grande. Es normal que esa mujer piense: “Los acosos cada vez son más grandes y me lo van a terminar matando”. La teoría es muy fácil y todos nos posicionamos muy rápido, pero la vida es mucho más compleja.

R.E.- A mí me ocurre lo mismo. Mi personaje es más abierto, Tiene ideas progresistas pero es entendible la postura de la madre. Algo brillante de esta obra es cómo da reveses a los argumentos de ambos.

Roberto, tú sí eres padre, ¿eso te ha condicionado de alguna forma?

Cuando hice Málaga, de Lukas Bärfuss, que también hablaba de una difícil relación con una hija, yo aún no era padre. Luego tuve a mis hijos y seguí con la función. Entonces, llegué a la conclusión de que no hay nada que haya variado en mi posicionamiento ideológico. Lo que sí cambia esta experiencia vital es que no tienes que hacer un ejercicio de imaginación. Es algo que te activa mucho más, que te da más potencia.

Ésta es una función sobre un tema muy delicado. No es la típica obra comercial que resulta fácil. Ambos lleváis un carrera escénica en la que os gusta apostar por el riesgo…

M.A.- A mí siempre me ha interesado el riesgo. La carrera que llevo desde ya hace casi 11 años en teatro es lo más parecido a lo que es María Adánez como persona. Detrás de todas esas elecciones, me escondo yo. A mi me gusta implicarme y decir: “Quiero contar estas historias, me parecen necesarias”.

R.E.- Aquí me voy a poner un poco petulante pero es que creo que la gente inteligente arriesga. Yo siempre estoy deseando abandonar el camino trillado y enfrentarme a nuevos territorios y personajes. Es como saltar en paracaídas que puede asustarte pero también te da muchísimo gusto.

Qué: El pequeño poni

Dónde: Teatro Bellas Artes (Marqués de Casa Riera, 2)

Cuándo: Desde el 17 de agosto

 

http://www.metropoli.com/teatro/2016/08/16/57b2fd9aca4741317c8b4574.html

‘Mi pequeño poni’, arranca la temporada

El teatro Bellas Artes es el primero que levanta el telón esta temporada para ofrecer un estreno: ‘Mi pequeño poni’, de Paco Bezerra. Es una obra interpretada por María Adánez y Roberto Enríquez y dirigida por Luis Luque. Esta la tercera colaboración entre autor y director tras ‘La escuela de la desobediencia’ y ‘El señor Ye ama los dragones’.

Mi pequeño poni es una línea de juguetes lanzada en los años 80 que se hizo rápidamente popular en todo el mundo. Una cuadra de brillantes caballitos animados es la protagonista de toda la línea de productos que se comercializan bajo esta franquicia.

¿Puede una mochila que lleva estampado a mi pequeño poni originar un tremendo acoso escolar? Paco Bezerra utiliza este pretexto, basándose en hechos reales ocurridos en Estados Unidos, para su nueva obra. Un niño de nueve años acude a su colegio con la mochila indicada. Sus compañeros hacen de ello un motivo de burla y violencia escolar, que llega a conocimiento de sus padres. Sorprendentemente los responsables del centro escolar deciden que ese objeto no es adecuado para sus aulas. A partir de ahí se convierten en acusadores del agredido, desencadenando todo un movimiento polémico, pero siempre con el acoso como telón de fondo. Porque se descubre que, anteriormente, otro menor había sufrido el mismo problema por culpa de los dibujos del pequeño poni.

Adánez y Enríquez son los padres atónitos que deben enfrentarse a esta rocambolesca situación, buscando siempre defender a su hijo y denunciar cualquier pretexto o hipocresía para minimizar la violencia en las aulas. El pequeño poni se convierte así en un símbolo de la lucha contra el acoso escolar.

Este nuevo espectáculo estará en cartel hasta el 16 de octubre.

http://www.madridiario.es/436391/mi-pequeno-poni-arranca-temporada

 

 

 

 

 

 

http://www.abc.es/cultura/abci-pequeno-poni-obra-teatro-5085256952001-20160816024326_video.html

 

http://www.telecinco.es/informativos/cultura/El_pequeno_poni-teatro_acoso_escolar-acoso_escolar_2_2228655163.html

 

http://www.mujerhoy.com/videos/vivir/ocio/201608/17/pequeno-poni-obra-teatro-5085256955001-mm.html

 

 

El pequeño poni en el Teatro Bellas Artes de Madrid, del 17 de Agosto al 16 de Octubre 2016

 

Roberto Enríquez y María Adánez representarán en el Teatro Bellas Artes este texto de Paco Bezerra dirigidos por Luis Luque

 

Entrevista en la cadena Cope, programa de Carlos Herrera 16/08/16

 

 

Entrevista en Hoy por hoy cadena Ser el 11/08/16

 

El pequeño poni en el Teatro Bellas Artes de Madrid, del 17 de Agosto al 16 de Octubre 2016

cartel-el-pequeno-poni-big

Roberto Enríquez y María Adánez representarán en el Teatro Bellas Artes este texto de Paco Bezerra dirigidos por Luis Luque

 

Entrevista en la cadena Cope, programa de Carlos Herrera 16/08/16

 

 

Entrevista en Hoy por hoy cadena Ser el 11/08/16

 

 

el-pequeno-poni6-big

el-pequeno-poni7

 

el-pequeno-poni10-big

Información y fechas de la gira:

http://produccionesfaraute.com/obras/el-pequeno-poni/el-pequeno-poni.html

 

 

Fotografía cedida por Antonio Castro 16/08/16 presentación a los medíos de ‘El pequeño poni’ Teatro Bellas Artes.

Críticas: ´La rosa tatuada’ Tennessee Williams dirigida por Carme Portaceli

13124472_10209154413167495_3137615994934410535_nEn el teatro Maria Guerrero, hasta el 19 de Junio

Jaulas, rosas y tatus:

Roberto Enríquez, por su parte como Alvaro Mangiacavallo, ese doble del marido que aparece de repente en la vida de Serafina para salvarla de sí misma, es sencillamente maravilloso. Te comes con patatas su inocencia con una caracterización que encandila y sus momentos de flirteo con Aitana Sánchez-Gijón

 son de lo mejor de la función. Uno disfruta cual enano enamoradizo con ese juego de vaivén de risas y tonterías entre ambos.

Autor: Miguel Gabaldón

http://www.notodo.com/escena/8790_la_rosa_tatuada_teatro_mara_guerrero_madrid.html

Impacta mucho ver cómo un texto de hace más de medio siglo nos muestra “las jaulas” que han encerrado y encierran nuestros “corazones salvajes”, que decía Williams. Carme Portaceli moderniza con gran acierto el marco de una historia claustrofóbica, un amor mitificado que latía en los Estados Unidos de los años 50 y también ahora, en la España de 2016 y en cualquier lugar del mundo.

13119024_10209140318095127_1676184002653778441_n

Roberto Enríquez recreando a Álvaro Mangiacavallo es tan intensa que desde que entra en escena la obra transcurre a un ritmo vertiginoso. Autor: María Márquez López (clasicasymodernas.org)

La rosa tatuada.

Cuando este Fortimbrás pisó por primera vez el escenario del María Guerrero con la mirada fija en el futuro y la palabra “tenacidad” escrita en la frente, nunca habría imaginado que 30 casi años después camparía a sus anchas dominando lo imposible y disfrutando de esa nube dulce y ese cartel apoteósico.

…todo fluye a nivel de la epidermis hasta que aparece Roberto Enríquez.

13315661_10209380694904397_8247467784720003353_n

Aitana está guapísima al comienzo de la función. Y monísima vestida. Pero luego descubrimos la falta de solidez, de temperamento y de raza salvaje de italiana fanática y sexualmente hiperactiva. Está muy, pero que muy entregada y dándolo todo, pero se queda escasa de sangre. Alba Flores no me resulta convincente como hija virginal, sometida y con una rebeldía moderadamente beligerante. Sabe perfectamente lo que hace y lo que hace está bien. Maneja bien el escenario y lo pisa con solidez, pero… creo que a ella tampoco le va el papel.
Los secundarios son correctos algunos e insufribles otros. Pero bueno, hacen lo que les han dicho.

Y Roberto. Roberto (y sus orejas de plástico) sale y aplasta todo a su paso. He dicho mil veces y lo repetiré hasta que se me caiga a cachos la lengua, que Roberto es de los mejores si no el mejor actor de su generación. Y aquí lo vuelve a demostrar. Sale y pisa el escenario con otra densidad. Domina cada gesto, cada impulso y cada intención. Quizá la brutalidad esa de empotrador que taladra a Serafina sólo con moverse delante de ella quede empañado no por la falta de sexualidad de Roberto sino por la puesta en escena sexualmente fría y nada apasionada. Si Serafina decide después de tanto tiempo meter a este hombretón en su cama es porque este camionero tiene que desprender electricidad y testosterona. Tanta que ablande el caparazón de Serafina. Y por la puesta en escena casi parece más un vodevil que una seducción en vivo. Serafina tiene que derretirse ante la idea de tener a ese hombre encima, debajo y dentro. Sin embargo aquí casi te los imaginas echando un parchís. Entre risas, sí, pero un parchís.

Creo que Roberto aparece y se divierte. Se lo pasa de maravilla y disfruta como un descosido haciendo un papel con muchísima menos carga interior que otros papeles a los que nos tiene acostumbrados. Su Fausto antológico (de la mano ese genio que era Pandur) ni por asomo se acerca a este Mangiacavallo. No digo que sea un personaje fácil ni básico, sino que el nivel de profundidad emocional y de compromiso del actor es totalmente distinto a otros papeles de esos densos que borda Roberto. Es más, creo que Roberto no concibe el trabajo si no va unido siempre al compromiso total y en todos los sentidos. y aquí hace lo mismo. Investiga, comprende, salva y entrega todo a este personaje. Pero desde luego, no es Fausto (ni falta que hace). Y Roberto, en su inmensa capacidad de vivir otras vidas, se apropia del cuerpazo de Mangiacavallo y domina todos los aspectos escénicos de tal forma, que sólo le queda disfrutar, relajarse, gozar, divertirse y reírse todo lo posible. Y sentirse hinchado y satisfecho de ver que Fontimbrás pisa con pies de gigante en el templo del teatro. Mangiacavallo consigue un nivel decididamente humano y más real y cercano que el macho alfa que dibuja Williams.
Realemente es una lástima ver estos teatros y sobre todo estas instituciones de lo que han sido a lo que son hoy. De estar en manos de los mejores directores, gestores y creadores del panorama mundial rodeados siempre de los mejores equipos a lo que se han llegado a convertir; en sitios acomodados y chiquititos con aspiraciones acomodadas y chiquititas enfocadas a un público acomodado y chiquitito. Afortunadamente siempre habrá un Roberto Enríquez que convierta en oro su trabajo en espectáculos acomodados y chiquititos.

Autor: David García Vázquez 

http://daviddesdeelpatio.blogspot.com.es/2016/05/la-rosa-tatuada.html

13062000_10209140331375459_8165740095578145275_n

Roberto Enríquez como Álvaro Mangiacavallo.
Inspiradísimo en una interpretación más hacia afuera de lo habitual en él, pero que funciona a todas luces. Esforzadísimo y entregadísimo, sirve un trabajo cargado de energía, y pequeños matices que enriquecen hasta lo estratosférico este un tanto estereotipado macho-alfa que Enríquez ennoblece con su sabiduría escénica. Tarda en salir, pero cuando sale lo hace a por todas, siendo su creación interesantísima desde todo prisma, y muy sorprendente para el espectador. El dúo escénico con Aitana Sánchez Gijón es de altura y la química entre los dos es muy notable.

 

http://yovoyalteatro.blogspot.com.es/2016/05/la-rosa-tatuada-tennesse-williams.html?m=1

‘La rosa tatuada’: El Tennessee Williams más luminoso

La perfecta réplica se la da Roberto Enríquez (Álvaro Mangiacavallo), al que quiero destacar especialmente, la función gana en interés y en intensidad cuando está en escena (los momentos de la pareja protagonista son lo mejor de la obra).

http://blogs.alfayomega.es/hoyenlacity/la-rosa-tatuada-el-tennessee-williams-mas-luminoso/

 

Las secuencias en que Serafina y Álvaro (Aitana Sánchez Gijón y Roberto Enríquez) ríen a pie de escenario, en un proscenio que besa a los espectadores, tiene tal dinamismo, tal vitalidad, que no hacen falta los besos y abrazos que vendrán después: esas carcajadas compartidas tienen el fluido del amor desbocado, la vorágine de los encuentros más profundos, la belleza de la desnudez tan impúdica como solo los mejores amantes son capaces de descubrir… Ambos actores están fantásticos en cada encuentro, sueltan chispas, y para ambos se produce una conquista de espacios nuevos, de nuevos estilos, con personajes del más espléndido realismo italiano en el que muy pocos intérpretes mantienen el tipo sin sobreactuar. ¡Enhorabuena para Aitana y Roberto, porque de sus talentos puestos a prueba a todo dar, surgirán nuevas y dichosas satisfacciones, también para todos los amantes del teatro!

Autor: Horacio Otheguy Riveira

http://www.culturamas.es/blog/2016/05/13/la-rosa-tatuada-exaltacion-del-amor-en-una-memorable-puesta-en-escena/#.VzXstxY2tjg.twitter

 

Roberto Enríquez, magnífico como Álvaro Manguiacavallo, un hombre que, como Serafina, es víctima de sí mismo y vive en un mundo en el que los sueños no tienen lugar, un mundo que les impide encontrar la felicidad. Enríquez realiza un gran trabajo –divertido y emotivo a partes iguales- y las escenas que comparte con Aitana son de lo mejor de ‘La Rosa Tatuada’. Entre los dos nos regalan brillantes momentos como ese casual primer encuentro entre ambos inundado por las lágrimas que, rápidamente se transforman en carcajadas; o esa segunda cita donde los dos emplean el juego de la seducción. Y qué decir de la escena que transcurre en el pasillo del patio de butacas en la que ambos visitan el burdel y Serafina reacciona como una fiera al encontrarse a la amante de su marido. ¡Genial! Un instante en el que Aitana resplandece, con fuerza y pasión, como las grandes actrices del neorrealismo italiano.

Autor: Aldo Ruiz

UNA ESPECTACULAR AITANA SÁNCHEZ–GIJÓN RESPLANDECE EN ‘LA ROSA TATUADA’

 

Roberto Enríquez, que puede considerarse fundamental en el montaje.

http://www.periodistadigital.com/guiacultural/ocio-y-cultura/2016/05/02/la-rosa-tatuada-sin-magnani-y-con-aitana-teatro.shtml

 

Otras críticas y artículos:

http://cultura.elpais.com/cultura/2016/04/27/actualidad/1461776066_307723.html?id_externo_rsoc=TW_CC

http://www.elmundo.es/cultura/2016/04/28/5720e85be2704ece5b8b466e.html

http://www.channelvideoone.com/2016/05/la-rosa-tatuada-de-Tennessee-Williams.html

http://www.elconfidencial.com/cultura/2016-05-01/la-rosa-tatuada-tennessee-williams-aitana-sanchez-gijon-teatro_1191573/

http://www.guiadelocio.com/madrid/teatro-y-danza/la-rosa-tatuada-carme-portaceli-en-teatro-maria-guerrero-centro-dramatico-nacional/articulos/la-rosa-tatuada

http://madridteatro.net/index.php?view=article&catid=313:informacion&id=4326:la-rosa-tatuada-t-williams-portacelli&format=pdf

http://www.madridteatro.eu/index.php?option=com_content&view=article&id=4345:la-rosa-tatuada-t-williams-critica&catid=315:critica&Itemid=287

La Rosa Tatuada, teatro María Guerrero

Del 29 de Abril al 19 de Junio, en el Teatro María Guerrero.

CDN

Elenco:
Jordi Collet, Roberto Enríquez, David Fernández “Fabu”, Alba Flores, Gabriela Flores, Ignacio Jiménez, Aitana Sánchez-Gijón, Paloma Tabasco, Ana Vélez

Equipo artístico:
Vicente Molina Foix (Traducción), Carme Portaceli Roig(Dirección), Carme Portaceli, Gabriela Flores (Versión), Anna Alcubierre (Escenografía), Pedro Yagüe (Iluminación), Antonio Belart (Vestuario), Jordi Collet (Música y espacio sonoro), Eugenio Szwarcer (Vídeo), Paula Bosch (Ayudante de vídeo), Isidro Ferrer (Cartel), David Ruano (Fotos)

 

Tennessee Williams nos cuenta la historia de una mujer que ha perdido a su marido y decide encerrarse a guardarle luto para siempre. Producto de una educación estructurada y tradicional está convencida de que eso es lo que hay que hacer. Ella vive según las normas impuestas sin ser consciente de que justamente esa es la causa de su sufrimiento.
Además, Serafina es inmigrante y consigue el respeto de sus vecinos con un comportamiento “intachable”. Pero poco a poco descubre la hipocresía de su vida y, sin proponérselo, afloran sus deseos no reconocidos.
Tiene que elegir entre el sexo y la muerte, entre la vida y el ostracismo. Y elige vivir, no puede dejar pasar su vida como si tuviera otra, porque no la tiene.
La obra de Tennessee Williams, reflejo de su propia vida, estaba marcada por la caída de un mundo al que pertenecía, siempre presente en sus atormentados, solitarios, reprimidos e incomprendidos personajes.
Con esa sensibilidad, el autor construye unos seres que son víctimas de sí mismos viviendo en un mundo en el que los sueños no tienen lugar, en un mundo que les impide encontrar la felicidad.
Un mundo puritano que contrasta deliberadamente con la realización de sus más ocultas pasiones, una situación que se complica cuando las inclinaciones sexuales no se corresponden con las normas establecidas por la moral conservadora por la que deben regirse.
A su vez, el autor muestra cómo esta sociedad hermética, que predica una vida austera, se salta continuamente sus propios cánones, pues no le importa abusar del débil para obtener beneficios aunque de cara a la galería todo quede justificado.

13010834_10209047572256539_822138467720190101_n

12994457_10209047585976882_8993407687569028402_n12993414_10209047587776927_6072031774247278909_n13006549_10209047588536946_5699061611019434934_n13076535_10209140318135128_8243414144165782728_n13119024_10209140318095127_1676184002653778441_n

13096102_10209140323255256_7051741019675831177_n

Entradas: http://www.entradasinaem.es/FichaEspectaculo.aspx?id=3&idEspectaculo=188

Vídeo de Roberto Enríquez comentando sobre la obra, en el desayuno presentación del 27 de abril 2016

 

Fotos de la presentación, gentileza del fotógrafo Antonio Castro.

 

13096234_10209140613102502_8572311523945245603_n

Foto de Antonio Castro

13087320_10209140613262506_6541338402168036033_n

Foto de Antonio Castro

 

presentacionfotoelvira

Foto de Elvira Herrera Representante

puertamariaguerreoelvira

Foto de Elvira Herrera Representante

Gran éxito en el estreno y la gira de ‘El pequeño poni’

Alcalá de Henares, acogió el estreno de ‘El pequeño poni’, el pasado 12 de febrero y en este momento están en su primer fin de semana de gira, cosechando gran éxito;  ayer en Zamora, agotaron las localidades.

12 de febrero, estreno en Teatro Salón Cervantes

Crónica de «Mi pequeño poni» de Paco Bezerra

Reo de disidencia

La edad adulta es el periodo de la vida que pasamos intentando superar los traumas de la niñez

El patio del colegio es un entorno aparentemente lúdico y seguro en donde muchos niños conocen por primera vez la amarga experiencia de no encajar; donde muchos, por primera vez, se enfrentan a la soledad o descubren el miedo a la agresión verbal o física. En ese aparentemente inocuo recinto de hormigón ser diferente no es un valor en alza ya que las personalidades en formación se desarrollan buscando el apoyo radicular en la gran tiranía del concepto «normalidad».

La espoleta que activó la pulsión creadora de Paco Bezerra (1978) fue una noticia sobre un caso acontecido en los Estados Unidos: Gryson Bruce, un niño de 9 años de Carolina Norte que en 2014 sufrió acoso por apartarse del supuesto modelo heteronormativo imperante en el microcosmos escolar (entre alumnos y profesores por igual). Parece ser que algunos entendieron que el muchacho desafiaba el status quo del colegio al llevar una colorida mochila de la serie My Little Pony. Hasta ahí todo básicamente normal, los infantes encuentran siempre un motivo para encontrar un chivo expiatorio: gafas, sobrepeso, orejas grandes, etc. En este caso el asunto cobró un cariz mucho más importante porque la dirección del colegio, lejos de aprovechar ese conflicto para educar en valores a los niños, tomo partido por los acusadores y exigió a los padres que Greyson no volviera a acudir a clase pertrechado con un objeto tan provocador.texto 1

El conflicto que presenta la dramaturgia está de triste actualidad también en España. La visión con que lo aborda Bezerra interesa porque se aparta del esquema simplificado de los buenos y los malos apostando por presentar los múltiples factores que afectan a este problema: prejuicios, miedos, sobreprotección, temor a no encajar, hipocresía y decepción.  Al ritmo quizá un poco ralentizado de la parte expositiva (da la impresión de que algunos diálogos han sido estirados más de lo que convendría), viene una segunda parte que realmente resulta absorbente y motivadora. Para entender completamente la atmósfera y la intención del final creo que es aconsejable conocer un poco sobre los valores y la filosofía que impregna la serie «Mi pequeño Pony». La niñez solo acaba con la muerte, renunciar a buscar en la realidad algo de la fantasía que gobierna el devenir de los personajes de los dibujos animados.

El montaje

El viaje que realizarán los personajes, la madre, IreneMaría Adánez–  y el padre JavierRoberto Enríquez–, les situará en diferentes planos éticos y morales, sus motivaciones, no siempre comprensibles desde la comodidad del patio de butacas, serán argumentadas provocando un interesante ejercicio de reflexión. Nunca los conflictos vitales se pueden expresar en blanco y negro, la experiencia humana está constreñida en un complejo entramado tridimensional donde abundan las diferentes gamas del gris por lo que los juicios sumarísimos casi siempre son poco pertinentes.

El duelo dialéctico de gran carga emocional, que a veces recuerda a Mamet, requiere un trabajo interpretativo exigente volcado en la credibilidad y en el ritmo. A Roberto Enríquez, un actor privilegiado para el teatro, al que yo no veía desde la potente «Málaga» de Lukas Bärfuss (otro estupendo texto que aborda conflictos en el seno de la familia). En esta ocasión, Enríquez vuelve a manejarse con esa verdad y precisión habitual en él. Del trabajo de María Adánez se podrá decir con acierto que es uno de los más ricos en matices que ha realizado en su carrera. Ambos han tenido la suerte de estar dirigidos por un director en el que se mezcla la mirada humanista con la exigencia técnica, Luis Luque. El habitual colaborador de Paco Bezerra, deja su impronta en la huida del artificio y una honestidad del trabajo actoral que siempre conmueve al espectador. Además de su contribución en la dirección, Luque –y los propios actores– han colaborado activamente con Bezerra en la génesis del texto teatral.

Otro elemento absolutamente destacable del montaje es el trabajo de vídeo-creación a cargo deÁlvaro Luna. Si ya disfrutamos muchísimo del magnífico resultado de su anterior colaboración con Paco Bezerra, «El señor Ye ama a los dragones» (8 candidaturas a los premios MAX), el trabajo que realiza aquí es incluso más memorable: emotivo, mágico, onírico, imprescindible sin resultar invasivo, etc. Realmente un elemento capital en esta producción.

Todos los demás aspectos artísticos y técnicos: escenografía de Monica Borromello; música deLuis Miguel Cobo; iluminación de Juan Gómez-Cornejo y vestuario de Almudena Rodrígueza un nivel exquisito que hace que la factura de la producción sea intachable.

Pronto en Madrid

Después del estreno en Alcalá de Henares, Mi pequeño Poni, girará por España hasta llegar a Madrid en el mes de agosto de 2016 en el Teatro Bellas Artes.

Autor: Miguel Pérez Valiente

Crónica de «Mi pequeño poni» de Paco Bezerra

19 de febrero Teatro Principal de Zamora

María Adánez y Roberto Enríquez deslumbran en el Principal con “El pequeño poni”

El Teatro Principal acogió ayer ‘El pequeño poni’, la obra protagonizada por los conocidos actores María Adánez y Roberto Enríquez, con textos de Paco Bezerra y bajo la dirección de Luis Luque.

La obra aborda el tema del acoso escolar basándose en los hechos reales sucedidos en Carolina del Norte en 2014 con un niño de nueve años llamado Grayson, humillado, agredido por sus compañeros y expulsado del centro escolar donde estudiaba.

La dirección del colegio consideró “detonante de acoso” el hecho de que Grayson acudiera a clase con la mochila de sus dibujos animados favoritos (My Little Pony) y le acusó de haber provocado “disrupción en el aula”. La función, que gira en torno a un tema de plena actualidad, ofrece una reflexión acerca de la libertad, el miedo y el instinto de protección.

Todo un público entregado ante las sensacionales interpretaciones de Adánez y Enríquez en el escenario del Principal

Fotos: Rafa Lorenzo

 

María Adánez y Roberto Enríquez eclipsan al Principal

el_pequeno_poni_z24hqitoka5npy61d-pagespeed-ce-x3ofo-bo-a

Los protagonistas de ‘El pequeño poni’ sumieron a los espectadores en un silencio absoluto desde el primer minuto en la obra de Paco Bezerra que aborda la triste actualidad del acoso escolar y en la que los reputados actores dan vida a Irene y Jaime, padres de la víctima. Tras el estreno el pasado viernes en Alcalá de Henares, el montaje comenzó anoche su gira por España en Zamora y el recinto teatral colgó el cartel de ‘No hay localidades’.

“Una obra sobre el acoso escolar, una reflexión acerca de la libertad, el miedo y el instinto de protección, un retrato de la ceguera, la ineptitud y los prejuicios sociales de los adultos”, así resume la sinopsis de ‘El pequeño poni’, el nuevo montaje de Paco Bezerra dirigido por Luis Luque que anoche conmovió al público del Teatro Principal.

Tras setenta intensos minutos de vivos diálogos y profundas confrontaciones de ideas entre Irene y Jaime, los espectadores rompieron el abrumador silencio con una sonora y emotiva ovación que retumbó por toda la bombonera zamorana. En el escenario, la mochila de ‘My Little Pony’, detonante de los hechos reales en los que está basada la obra.

Con su puesta en escena, Bezerra invita a los espectadores a reflexionar sobre un tema de triste actualidad como es el caso del bullying y que afortunadamente en la obra finaliza con un mágico final, aportando un rayo de luz a esta lacra confiando en la magia (de la amistad).

 

http://zamora24horas.com/local/20-02-2016-maria-adanez-y-roberto-enriquez-eclipsan-al-principal#sthash.UyRlEvJH.iobgoUTO.dpuf