Roberto Enríquez ha sido el pregonero de las Fiestas de la Virgen de San Lorenzo 2017 de Valladolid

Buenas noches Valladolid !

Es un auténtico honor para mí estar hoy en este balcón para desearos la mejor de las fiestas.

Quiero dar las gracias al alcalde, a Óscar Puente, por invitarme a dar el pregón este año y con ello hacer que esta noche sea, seguramente, una de las mas especiales e inolvidables de mi vida.

Desde que supe que iba a ser el pregonero, sentí un inmenso honor y también un cangrejo de responsabilidad. Bueno, pues aquí estamos esta noche los tres. El honor, el cangrejo y yo.

Lo primero que pensé fue, «tiene que ser corto , que la plaza no está para toros remolones». Así que os prometo brevedad.

Acto seguido pensé. «Vale, corto. Pero ¿y qué digo?… Qué voy a decir yo, que soy alérgico a cualquier tipo de nacionalismo y los pregones en muchas ocasiones, son un ejercicio de exaltación del terruño».

Aunque, me atrevería a decir, que ese sentimiento que tengo, es compartido por los vallisoletanos y por los castellanos en general. Una forma de amar nuestra tierra de corazón pero sin estridencias, con discreción, sin hacer comparaciones que subrayen la diferencia.

Y también pensé que si hablaba de corazón, no podía equivocarme.

Me pregunto, ¿qué es ser de un lugar? Yo no nací aquí, mi familia vino del norte de León, pero desde que tengo uso de razón, reconozco esta ciudad como la mía.

De niño corrí por las calles de Pajarillos. De adolescente viví todas las semanas la aventura de cruzar la vía e ir al centro. Esa frase tan de Barrio, “vamos al centro”.

En esta ciudad tuve mis primeros sueños y mis primeras frustraciones. Aquí descubrí mi vocación de actor.

¿Qué es ser de un lugar, entonces?

La identidad la marca tu propia historia y yo soy de aquí, porque aquí empecé a ser, aquí fui y aquí gracias a vosotros estoy hoy.

Los barrios de la periferia, como el mío de Pajarillos, eran fabricas de sueños. Había en ellos una energía vital, increíblemente poderosa. Gentes de los pueblos de Valladolid y de pueblos de otras provincias que venían a una ciudad emergente.

Estas gentes humildes poblaron unos barrios que aun no existían, casa a casa, calle a calle los construyeron. Gentes valientes que vencieron sus miedos y se atrevieron a dar el paso en busca de un futuro mejor para ellos y para sus hijos.

Me siento agradecido a Valladolid por ser una tierra de acogida. Por acoger, por impulsar, por hacer uno de los suyos a alguien como yo, cuya familia vino de fuera.

Por eso desde aquí, quiero levantar mi voz en contra de la actitud de nuestro Gobierno, al incumplir sistemáticamente los raquíticos compromisos que había adquirido ante la comunidad internacional de acoger a refugiados sirios. Personas que huyen de la barbarie y de la muerte. Personas que sufren el mismo terrorismo que nosotros y aun peor.

Personas que buscan un futuro mejor, como hace unos años lo hicieron mis padres en Valladolid.

Cuando te vas fuera de tu tierra, echas de menos muchas cosas y hablas constantemente de ella. Es una manera de combatir la nostalgia. A mí me dicen que hablo mucho de Valladolid y es que a diario echo muchas cosas de menos:

Echo de menos, decir «majo» y oír decir «majo» a cada momento.

Echo de menos comer un buen lechazo con sabor a sarmiento.

Echo de menos El Bosco.

Echo de menos, pasar por El pasaje Gutierrez.

Echo de menos recorrer la zona de la Antigua y parar en todas las estaciones.

Echo de menos la SEMINCI y vivir el cine en la calle como aquí se vive, no pendientes del glamour, si no del cine.

Echo de menos el Teatro Calderón, el Teatro Zorrilla y el Teatro Lope de Vega. Bueno, a este último lo echamos todos de menos…

Echo de menos la Escuela de Teatro donde estudie y aquella época maravillosa que viví en ella.

Echo de menos los Cines Casablanca y el desaparecido Groucho y los debates con mis amigos a la salida.

Echo de menos el Rio Esgueva, el de antes y el de ahora.

Echo de menos a mis vecinos de Pajarillos… ¡menudos pájaros!

Y echo de menos disfrutar de las fiestas de Valladolid con mi familia y con mis amigos.

En mi infancia eran, el Tragaldabas, el desfile de gigantes y cabezudos, las orquestas que tocaban en mi barrio una vez al año, ir con mis padres a la Feria de Muestras y volver cargado de bolígrafos, viseras, chapas y demás publicidad, ir a las ferias de la Rubia y dejarnos satisfechos la propina, ver los fuegos artificiales en el Puente Mayor.

Después, en mi juventud, los conciertos en la Plaza Mayor, hacer novillos por estar en las fiestas, quedar en el Conde Ansúrez o en las cabinas de la Plaza Mayor, ese lugar donde nadie queda en fiestas.

Y salir a reír, a bailar y a bebernos la vida. Echo de menos a Candeal que siempre cerraba las fiestas y también y sobre todo echo de menos a mi familia y a la familia elegida, los amigos.

Mi familia y estos amigos del alma me han acompañado siempre, desde el principio hasta ahora. Para mí son lo más bonito de Valladolid.

A quien no echo nada de menos es a San Mateo. ¡Qué frío hacia, leche! La virgen de San Lorenzo resulta más tropical.

Gracias por hacerme sentir orgulloso de ser vallisoletano y gracias por vuestro cariño.

¡¡¡Os llevo en el corazón!!!

Vallisoletanos, ¡VIVA VALLADOLID!

Pucelanas, ¡VIVA PUCELA!

¡VIVAN LAS FIESTAS Y FERIAS DE VALLADOLID!

pregoncaricatura

Presentación y entrega de la Caricatura de Roberto Enríquez realizada por Miguel Asensio @asensiode

http://www.elnortedecastilla.es/valladolid/fiestas/ciudad-primeros-suenos-20170901210208-nt.html

http://www.diariodevalladolid.es/noticias/valladolid/roberto-enriquez-tine-nostalgia-pregon-fiestas-valladolid-tierra-acogida-reclama-abrir-puertas-refugiados-sirios_96564.html

http://www.elnortedecastilla.es/valladolid/fiestas/pregon-feria-fiestas-20170901141728-nt.html

http://www.elnortedecastilla.es/valladolid/fiestas/ciudad-dado-llevo-20170901210829-nt.html

https://www.noticiascyl.com/valladolid/2017/09/01/enriquez-abre-las-fiestas-ensalzando-a-valladolid-como-tierra-de-acogida/

pregon-fiestas-valladolid-roberto-enriquez-4

Anuncios

ARTE de Yamina Reza, dirigida por Miguel del Arco en el Teatro Pavón Kamikaze del 1 Jun – 30 Jul 2017

C_ng_PGWsAAvLIb

ARTE  de Yamina Reza, dirigida por Miguel del Arco en el Teatro Pavón Kamikaze del 1 Jun – 30 Jul 2017

arte1

INTRODUCCIÓN

Sergio ha comprado un cuadro. Es una tela blanca. El fondo es blanco y, si entornamos los ojos, podemos distinguir unas finísimas líneas blancas. O al menos eso intenta percibir Marcos ante la indiferencia de Iván. En Arte, de Yasmina Reza, una obra artística desencadena un combate dialéctico entre tres amigos que, sin querer, terminan por debatir sobre el sentido último de su amistad.

SOBRE LA OBRA

¿Quién puede rebatir a Andy Warhol cuando dice que “hacer dinero es arte”? ¿O a Marcel Duchamp cuando planta un urinario sobre una peana y lo presenta como una obra de arte? O los animales disecados de Damien Hirst, o la mierda de artista envasada de Piero Manzoni… Sergio se ha hecho con una codiciada pintura para su particular colección. El problema es que donde él ve una muestra sublime de arte contemporáneo, Marcos advierte un simple lienzo en blanco mientras Iván le resta importancia a la polémica.
Marcos, Sergio e Iván, el trío protagonista de Arte, podrían ser amigos desde sus tiempos de instituto, cuando la vida se desplegaba ante ellos como la tierra prometida. Luego la realidad se ha encargado de enfrentarles a la “dinámica intrínseca de la evolución”, como le espeta Sergio a Marcos en un intento de explicarle el sino cambiante de los tiempos. Cambian las personas, cambia su forma de relacionarse con el mundo, con sus amigos y, como no podía ser de otra manera, cambia la forma de contemplar y expresar el arte. ¿Qué otra cosa es tan constante en la naturaleza del ser humano como el cambio?
Desde su estreno, Arte se ha convertido en una de las piezas teatrales más representadas en todo el mundo. Es una divertida comedia que contiene en su interior una dosis nada desdeñable de veneno. El mismo veneno que Molière utilizaba en sus obras para construir mecanismos cómicos por momentos delirantes pero trufados de cierta melancolía, cierta negrura sobre la condición del ser humano.
No es de extrañar que Miguel del Arco haya escogido este texto de Yasmina Reza, autora clave a la hora de entender la dramaturgia francesa contemporánea, para su nueva incursión en la comedia. A través del humor, Reza utiliza dos temas de calado, la amistad y la expresión artística, para tomarle el pulso a una sociedad en la que parece más importante tener muchos amigos virtuales que pocos de verdad, o que una obra de arte sea más valiosa por su precio que por la emoción que suscita su contemplación.
Con el estilo cáustico y descarnado que le caracteriza, la autora cuestiona el arte, la amistad, el éxito y lo subjetivo de nuestra mirada. Y no se anda por las ramas. Dispara a bocajarro y consigue mantener hasta el final la velocidad de sus descargas, tan solo interrumpidas por las risas. En palabras del propio Del Arco: “Solo espero que las representaciones de Arte en El Pavón Teatro Kamikaze produzcan cosas parecidas a lo que ha sucedido a diario en los ensayos: reflexiones, pensamientos compartidos, confesiones, animadísimas conversaciones y, sobre todo y fundamentalmente, grandes y enormes carcajadas. Debería ser obligatorio reírse a carcajadas y en compañía al menos tres veces al día. Arte está especialmente indicada para ello”.

DURACIÓN

1 hora y 30 minutos

FICHA ARTÍSTICA Y TÉCNICA

De Yasmina Reza
Dirección Miguel del Arco
Traducción Fernando Gómez Grande y Rodolf Sirera
Intérpretes Roberto Enríquez, Cristóbal Suárez y Jorge Usón
Dirección de producción Jordi Buxó y Aitor Tejada
Producción ejecutiva Pablo Ramos Escola
Escenografía y vestuario Alessio Meloni (AAPEE)
Iluminación Pau Fullana
Diseño de sonido Sandra Vicente (Studio 340)
Música Arnau Vilà
Fotografía Vanessa Rábade
Diseño gráfico Patricia Portela
Realización de escenografía Mambo Decorados
Ayudante de dirección Gabriel Fuentes
Agradecimientos Silvia Carrasco, Loli Ramos
Una producción de El Pavón Teatro Kamikaze

http://teatrokamikaze.com/programa/arte/

Compra de entradas:

https://es.patronbase.com/_TeatroKamikaze/Productions/0027/Performances

 

artevanessarabade

Vanessa Rábade Fotografía

 

 

Gran homenaje a Tomaz Pandur – Grandes maestros de la Escena TOMAZ PANDUR -Los lunes con Voz

Roberto Enríquez y muchos compañeros que han trabajado y formado parte del equipo de Tomaz Pandur, en sus diferentes obras,  le rindieron homenaje el pasado 13 de junio en el Teatro María Guerrero de Madrid.

13434701_10209501612527262_6190003038714424535_n (1)

Artículo de Aldo Ruiz blog El Teatrero:

A ESCENA ESPAÑOLA LLORA A TOMAZ PANDUR Y LE RINDE UN EMOTIVO HOMENAJE

homenaje-pandur-1

Ayer lunes, el Centro Dramático Nacional rindió un precioso homenaje a Tomaz Pandur, el genial director que falleció repentinamente hace dos meses. A las 20h. daba comienzo en el María Guerrero un emotivo acto en el que no faltaron los actores más conocidos que trabajaron a las ordenes del esloveno. Blanca Portillo, Asier Etxeandía, Belén Rueda, Roberto Enríquez, Nacho Duato, Charo López o Pablo Rivero fueron algunas de las estrellas que acudieron a una velada muy especial, que contó con la presencia de Livia Pandur, -la hermana del director-, y en la que se vivieron momentos realmente emocionantes.

21:40 horas de ayer lunes. El Teatro María Guerrero puesto en pie brindaba una cerradísima ovación a Tomaz Pandur, uno de los directores de teatro más prestigiosos que ha dado la escena europea en las últimas décadas. Así concluía un acto tremendamente emotivo en el que se rendía tributo a ese genio que nos dejaba el pasado 12 de abril, a los 53 años de edad, tras sufrir un infarto.

Su corazón dejó de latir de repente, pero su majestuosa obra permanecerá para siempre entre todos los que amamos el teatro y estábamos enamorados de su apabullante sentido de la estética. Ayer todos sus amigos y decenas de aficionados acudieron al María Guerrero para despedirle. Nadie quería perderse el último adiós al esloveno y, la flor y nata de la escena española, acudió en masa al teatro. Muchos de ellos, de hecho, trabajaron a sus ordenes: Asier Etxeandía, Belén Rueda, Alberto Jiménez, Pablo Rivero, Silvia Abascal, Nacho Duato, Javier Cámara, Sergi Peris-Mencheta, Charo López, Felype de Lima, Francisco Boira, Inma Cuevas, Silvia Marsó, Borja Maestre, Bart Santana, Consuelo Trujillo, Tomás Pozzi, Roberto Enriquez y así un largo etcétera de rostros conocidos, entre los que destacaba una emocionadísima y desconsolada Blanca Portillo -la gran musa de Pandur- que no paró de llorar en toda la noche.

El homenaje comenzaba pasadas las ocho de la tarde. El gran Emilio Gavira -que también trabajó bajo la batuta del director- fue el conductor de una gala presidida por una enorme imagen de la silueta de Tomaz Pandur. Debajo, una gran tela de terciopelo rojo, -color que tango le gustaba al esloveno- y un piano con cuyas notas daban comienzo la velada.Nacho Duato fue el encargado de abrir el fuego. El famoso coreógrafo, tremendamente nervioso, y al que no dejaban de temblarle ostensiblemente las manos durante todo su discurso, confesó que era amigo de Pandur desde el año 2004 y que, gracias a su apoyo, la figura del esloveno se dio a conocer a nuestro país. Un año después, Pandur ya estaba dirigiendo ‘Infierno’, su primera obra en España, concretamente en el teatro que ayer le homenajeaba. Duato, ahora al frente del Ballet Estatal de Berlín, recordó las diferentes etapas de la obra del esloveno antes de dar paso a un mediometraje donde se repasaba la impresionante trayectoria del director; un montaje realizado con decenas de fotografías de las obras de Pandur y la voz en off de muchos de los actores presentes en el acto que han trabajado a sus ordenes.

tomas-panduz

A continuación era Roberto Enríquez quien se dirigía a los allí asistentes con unas emocionantes palabras. El protagonista de ‘Infierno’ o la más reciente ‘Fausto’, confesó sentirse un auténtico privilegiado por haber tenido la fortuna de trabajar con Pandur, un hombre que valoraba como nadie el trabajo de los actores y que les daba una enorme libertad para componer sus personajes. Fue un relato muy sentido y realmente precioso.

Después, Edurne Arizu -una de las actrices que participó en la Medea del esloveno, cantó con su acordeón un bellísimo tema que sirvió de prólogo al momento más emotivo de la noche; la subida al escenario de Livia Pandur, la hermana del director, acompañada de su sobrino. En ese momento, todo el público se levantó para darle una calurosísima ovación a Livia.La hermana de Pandur, con un profundo dolor y, en inglés, recordó a su hermano del alma y leyó unas páginas del diario de éste cuando llegó a Madrid, para él una ciudad de ensueño. Realmente emocionante el discurso de Livia. Instantes después, Asier Etxeandía se subía a las tablas y nos estremecía con una canción desgarrada -en la que el artista volvía a dejar patente su imponente registro vocal- para luego bajar elegantemente al patio de butacas y besar la mano de Livia. 

asier-pandur

 

Al final; lágrimas, fuertes aplausos y muchísima emoción. Fue precioso ver cómo todas aquellas personas que habían trabajado con él y compartían asientos en el patio de butacas, se iban fundiendo en abrazos y se consolaban los unos a los otros. Al fin y al cabo, siempre estarán unidos por la magia de Pandur. Era, sin duda, el colofón perfecto a una velada inolvidable, un merecidísimo homenaje el que rindieron los actores españoles a uno de los grandes genios de la escena; a ese hombre que me hipnotizó desde que vi ‘Barroco’ en el Teatro Fernán Gómez. Desde entonces, me convertí en un incondicional de su obra. Su portentoso ‘Hamlet’ me fascinó profundamente al igual que ‘La Caída de los Dioses’ y, aunque su último montaje ‘Fausto’ fue un tanto desigual, me acabó conquistando, como siempre, por su grandiosa puesta en escena. Aún me pregunto qué maravilla habría hecho Pandur con su inacabada y mastodóntica adaptación de ‘Cien años de soledad’. Como afirmó Livia, su hermanoTomaz perseguía la belleza en todas y cada una de sus obras. Unas obras que, desde que las descubrí, se quedaron grabadas eternamente en mi retina. Ese es, sin duda, su mejor legado. ¡Hasta siempre Tomaz Pandur!.

Aldo Ruiz

https://elteatrero.com/2016/06/14/homenaje-pandur-maria-guerrero/

Artículos relacionados:

Los actores españoles realizan un emotivo homenaje a Tomaz Pandur en Madrid

Madrid, 13 jun (EFE).- Nacho Duato, Roberto Enríquez, Asier Etxeandía y hasta una veintena de actores homenajearon hoy a Tomaz Pandur, junto a la familia de éste, en “su casa” madrileña, el Centro Dramático Nacional, en un acto en memoria del “gran maestro” del teatro, fallecido a los 53 años el pasado abril.

Dedicatorias, recuerdos, canciones y un documental se sucedieron esta tarde en el Teatro María Guerrero por parte de actores, familiares y amigos de Pandur (1963, Mirabor, Eslovenia), director de teatro, cine, ópera y ballet esloveno, que falleció el pasado 12 de abril en Skopje (Macedonia) mientras ensayaba “El Rey Lear”, de Shakespeare.

“Ahora es un ángel mirándonos desde una azotea de Madrid”, declaró el coreógrafo Nacho Duato, después de recordar cómo conoció al esloveno para producir juntos “Infierno”, en 2005, que se interpretó en ese mismo escenario donde se producía el homenaje, “su casa”.

Un visiblemente emocionado Roberto Enríquez, protagonista de esa obra y de su “Fausto”, destacó el “teatro total” de Pandur, un “cazador de sueños que luchaba a muerte por hacer su teatro”, del que se declaró “huérfano” en el sentido artístico.

http://www.elconfidencial.com/ultima-hora-en-vivo/2016-06-13/los-actores-espanoles-realizan-un-emotivo-homenaje-a-tomaz-pandur-en-madrid_936965/

El teatro de los sueños de Tomaz Pandur

El Teatro María Guerrero acoge un homenaje al dramaturgo esloveno Tomaz Pandur, dentro del ciclo Grandes maestros de la escena

Colabora el Centro Dramático Nacional.

Mi herida es tan profunda que solo el escenario puede soportarlo”. Emocionada y apasionada se ha mostrado Livia Pandur al hablar sobre su hermano, fallecido el pasado 12 de abril por un infarto mientras ensayaba El rey Lear, de Shakespeare, su última e inacabada producción. “Me he dado cuenta cuando he llegado a Madrid de toda la gente que amaba a Tomaz. Yo también me siento muy querida hoy”.

Mientras leía parte de los diarios que Pandur escribió tras su llegada a Madrid, Livia relataba como siempre Tomaz había luchado por encontrar la belleza en este mundo donde la belleza está en peligro de extinción: “Tomaz, nos regalaste teatro, pasión y amor. Mi silencio es tu silencio”, terminaba entre aplausos, acompañada por Tibor Hrs Pandur.

El Teatro María Guerrero ha acogido este homenaje al dramaturgo esloveno, dentro del ciclo Grandes maestros de la escena, realizado en colaboración con el Centro Dramático Nacional y dirigido por Ernesto Caballero. “Sus sueños se hicieron realidad aquí, en Madrid”, donde desembarcó en 2005, con su obra Inferno. Después llegaron Medea, La caída de los dioses, Hamlet y Alas, todas ellas junto con la Compañía Nacional de Danza y Nacho Duato, quien, emocionado, ha mostrado su impresión por la mirada de Pandur: “Tomaz buscaba las grandes preguntas y sumergía a los actores para mostrar lo que no nos atrevemos a sentir”. Entre ellos, muchos presentes en el acto, Fernando Cayo, Víctor Clavijo, Manuel de Blas, Emilio Gavira, Félix Gómez, Alberto Jiménez, Chema León, Nur Levi, Santi Marín, Blanca Portillo, Pablo Rivero, Susi Sánchez, Julieta Serrano, Belén Rueda, Ana Wagener y Chema León.

ara el director, el teatro es un puente que une culturas. “Tomaz ya lo ha pasado, pero lo sentimos más cerca que nunca”, añadía Duato. Acompañados por la música de Ramón Grau, Asier Etxandía y Edurne Arizu, se han ido sucediendo diversas imágenes de un documental, en las que compañeros de profesión recitaban partes de los textos que ya forman parte de la historia del teatro.

Su último trabajo en España fue Fausto, hace dos años, encabezado por Roberto Enríquez, quien reconoce la suerte que han tenido los actores de poder vivir en el mundo de Pandur. “No conocía la palabra imposible. Luchaba por lo que quería”. El actor no ha dudado en reconocer la estrecha la relación que el esloveno siempre mantenía con su elenco, lo que demuestra el trato que tenía con los actores: “Su frase estrella era: ¿Puedo sugerirte algo? Construía sobre lo que tú hacías”.

El homenaje, tras casi dos horas de duración, ha terminado con una ovación de cinco minutos de parte de todos los presentes. Aunque, como la historia y el teatro han enseñado, la memoria no queda en el olvido y siempre se recordarán los personajes y las buenas historias, que traspasan el tiempo. “Este es el fin”, recogía el dramaturgo en su texto de Fausto. “Que palabra tan necia. ¿Por qué el fin?”

La Sala RNE – Homenaje a Tomaz Pandur

Audio del homenaje:

http://www.rtve.es/alacarta/audios/la-sala/web-homenaje-pandur-okkk-2016-06-14t17-09-160531339/3633908/

Vídeo de las dedicatorias de Roberto Enríquez para Tomaz Pandur:

13423731_10153500070866400_6690238247099515514_n13435540_10153500070931400_7803293634856540053_n13445528_10153500070906400_2445088870290076402_n13413589_10153500070976400_5745920866885928328_n