‘El pequeño poni’ texto de Paco Bezerra dirigido por Luis Luque en el Teatro Bellas Artes hasta el 16 de octubre

Roberto Enríquez y María Adánez en Las mañanas de RNE (19/08/16)

María Adánez y Roberto Enríquez: “El acoso ha existido siempre”

·         La pareja interpreta, en un intenso drama, a unos padres que no saben cómo plantar cara al ‘bullying’ que sufre su hijo

 

A Luismi le pegan en clase. No es una cosa de niños. Es víctima debullying por llevar una colorista mochila de Mi pequeño poni. El director le ha prohibido que acuda al centro con ella. Sus padres se debaten sobre qué postura tomar: ¿Es mejor que sea él mismo o debe sacrificar su personalidad por su seguridad?. Así arranca El pequeño poni, una angustiosa obra de Paco Bezerra sobre el bullying, interpretada por eMaría Adánez (Madrid, 1976) y Roberto Enríquez (El Bierzo, León, 1968) a las órdenes de Luis Luque.

¿Por qué decidisteis participar en este proyecto?

María Adánez.- Mi relación con Luis Luque viene de lejos. Ambos teníamos muchas ganas de seguir trabajando después de Insolación y, buscando textos, Luis me comentó que había una obra muy bonita de Bezerra, sin acabar, de la que podíamos sacar una buena función. Y dije que sí, leyendo sólo el primer acto.

Roberto Enríquez.- La forma de trabajar ha sido muy inusual, porque el segundo acto ha sido una especie de work in progress en el que Paco iba escribiendo mientras ensayábamos, probábamos…

Suena algo arriesgado…

M.A.- Es que era un primer acto tan brillante que muy mal se tenía que dar el segundo para que aquello naufragase. El hecho de ser una obra inédita nos ha hecho ser muy flexibles e ir probando y descartando. Había una escena en la que teníamos diálogos y Paco vio que se resolvía mejor con las miradas y lo dejamos. Algo así es un lujo. De hecho, con Luis y con Paco ya trabajamos así en La escuela de la desobediencia.

 

Roberto, tú te has introducido en un grupo muy asentado. Luque, María y Paco ya habían colaborado y tienen otra obra en previsión. ¿Cómo ha sido la experiencia?

R.E.- Ha sido muy fácil. Con María había hecho varias series de televisión. Fuimos novios en Pepa y pepe, por ejemplo. A Luis le conozco desde hace muchos años de la profesión, he seguido su trayectoria, su última obra, El señor Ye ama a los dragones, me dejó turulato. Así que había muchas ganas de encontrarse y había tanta pasión e implicación, que de verdad ha sido muy cómodo.

Paco Bezerra se inspiró en una historia real para escribir esta obra. Ocurrió algo similar en un colegio de Carolina del Norte. ¿Vosotros habéis indagado en casos reales para preparar vuestros papeles?

M.A.- La verdad es que nos hemos ceñido a la historia de Paco. Efectivamente, esto ocurrió en Carolina del norte en 2012. Pero eso inspiró a Paco y, a partir de ahí, usó su imaginación y puede ser cualquier familia de cualquier parte. No nos ha hecho falta mirar hacia afuera para contar estos personajes porque la dramaturgia estaba clarísima.

R.E.- Lo cierto es que no es un tema en el que tengas que hacer un estudio de campo para ver de qué se está hablando. Todos los espectadores tienen alguna experiencia conel acoso, de hecho más que ir nosotros a por el exterior han sido los espectadores los que han compartido sus experiencias con nosotros. Hemos tenido oportunidad de hacer varios coloquios en diferentes plazas donde hemos actuado y ha sido alucinante. Al final, esta obra es eso, una invitación a hablar del acoso. En la última función, en Pamplona se quedó casi todo el mundo en el teatro y hubo unas confesiones tremendas. Lo recuerdo y se me pone la piel de gallina. Par mí son estos momentos en los que el teatro cobra todo su sentido.

Tocáis un asunto muy espinoso, ¿os dio miedo en algún momento?

M.A.- Al contrario. Creo que había que arrojar luz sobre este tema y darle voz. Es una problemática que parece que está de moda, porque en los últimos tiempos han salido muchos casos. El último, un niño que se tiró por una ventana en Fuenlabrada, pero el acoso escolar ha existido siempre. Lo que cambia es que los medios se están haciendo cargo de esta problemática. Al final, es algo por lo que todos hemos pasado de una manera u otra.

R.E.- En último extremo, no creo que sea sólo una obra sobre el acoso, también hay una reflexión muy interesante sobre qué hacemos con los que son diferentes. Y, además, se habla sobre cómo una tragedia como ésta atraviesa a una pareja. Ellos tenían un discurso claro hasta que la vida se les echa encima.

Precisamente, vuestros personajes tienen posturas opuestas. Uno aboga por la seguridad del niño y que deje de llevar la mochila. El otro apoya su derecho a ser como quiera… ¿Cuáles son vuestras posturas?

M.A.- Es muy delicado. Yo, por supuesto, abogo por la libertad y el derecho a ser uno mismo. Por otro lado, no soy madre, pero entiendo que el miedo haga que la gente tenga un instinto de protección muy grande. Es normal que esa mujer piense: “Los acosos cada vez son más grandes y me lo van a terminar matando”. La teoría es muy fácil y todos nos posicionamos muy rápido, pero la vida es mucho más compleja.

R.E.- A mí me ocurre lo mismo. Mi personaje es más abierto, Tiene ideas progresistas pero es entendible la postura de la madre. Algo brillante de esta obra es cómo da reveses a los argumentos de ambos.

Roberto, tú sí eres padre, ¿eso te ha condicionado de alguna forma?

Cuando hice Málaga, de Lukas Bärfuss, que también hablaba de una difícil relación con una hija, yo aún no era padre. Luego tuve a mis hijos y seguí con la función. Entonces, llegué a la conclusión de que no hay nada que haya variado en mi posicionamiento ideológico. Lo que sí cambia esta experiencia vital es que no tienes que hacer un ejercicio de imaginación. Es algo que te activa mucho más, que te da más potencia.

Ésta es una función sobre un tema muy delicado. No es la típica obra comercial que resulta fácil. Ambos lleváis un carrera escénica en la que os gusta apostar por el riesgo…

M.A.- A mí siempre me ha interesado el riesgo. La carrera que llevo desde ya hace casi 11 años en teatro es lo más parecido a lo que es María Adánez como persona. Detrás de todas esas elecciones, me escondo yo. A mi me gusta implicarme y decir: “Quiero contar estas historias, me parecen necesarias”.

R.E.- Aquí me voy a poner un poco petulante pero es que creo que la gente inteligente arriesga. Yo siempre estoy deseando abandonar el camino trillado y enfrentarme a nuevos territorios y personajes. Es como saltar en paracaídas que puede asustarte pero también te da muchísimo gusto.

Qué: El pequeño poni

Dónde: Teatro Bellas Artes (Marqués de Casa Riera, 2)

Cuándo: Desde el 17 de agosto

 

http://www.metropoli.com/teatro/2016/08/16/57b2fd9aca4741317c8b4574.html

‘Mi pequeño poni’, arranca la temporada

El teatro Bellas Artes es el primero que levanta el telón esta temporada para ofrecer un estreno: ‘Mi pequeño poni’, de Paco Bezerra. Es una obra interpretada por María Adánez y Roberto Enríquez y dirigida por Luis Luque. Esta la tercera colaboración entre autor y director tras ‘La escuela de la desobediencia’ y ‘El señor Ye ama los dragones’.

Mi pequeño poni es una línea de juguetes lanzada en los años 80 que se hizo rápidamente popular en todo el mundo. Una cuadra de brillantes caballitos animados es la protagonista de toda la línea de productos que se comercializan bajo esta franquicia.

¿Puede una mochila que lleva estampado a mi pequeño poni originar un tremendo acoso escolar? Paco Bezerra utiliza este pretexto, basándose en hechos reales ocurridos en Estados Unidos, para su nueva obra. Un niño de nueve años acude a su colegio con la mochila indicada. Sus compañeros hacen de ello un motivo de burla y violencia escolar, que llega a conocimiento de sus padres. Sorprendentemente los responsables del centro escolar deciden que ese objeto no es adecuado para sus aulas. A partir de ahí se convierten en acusadores del agredido, desencadenando todo un movimiento polémico, pero siempre con el acoso como telón de fondo. Porque se descubre que, anteriormente, otro menor había sufrido el mismo problema por culpa de los dibujos del pequeño poni.

Adánez y Enríquez son los padres atónitos que deben enfrentarse a esta rocambolesca situación, buscando siempre defender a su hijo y denunciar cualquier pretexto o hipocresía para minimizar la violencia en las aulas. El pequeño poni se convierte así en un símbolo de la lucha contra el acoso escolar.

Este nuevo espectáculo estará en cartel hasta el 16 de octubre.

http://www.madridiario.es/436391/mi-pequeno-poni-arranca-temporada

 

 

 

 

 

 

http://www.abc.es/cultura/abci-pequeno-poni-obra-teatro-5085256952001-20160816024326_video.html

 

http://www.telecinco.es/informativos/cultura/El_pequeno_poni-teatro_acoso_escolar-acoso_escolar_2_2228655163.html

 

http://www.mujerhoy.com/videos/vivir/ocio/201608/17/pequeno-poni-obra-teatro-5085256955001-mm.html

 

 

El pequeño poni en el Teatro Bellas Artes de Madrid, del 17 de Agosto al 16 de Octubre 2016

 

Roberto Enríquez y María Adánez representarán en el Teatro Bellas Artes este texto de Paco Bezerra dirigidos por Luis Luque

 

Entrevista en la cadena Cope, programa de Carlos Herrera 16/08/16

 

 

Entrevista en Hoy por hoy cadena Ser el 11/08/16

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s