FAUSTO dirigido por Tomaž Pandur para el CDN

del 21 de noviembre al 11 de Enero 2015 en el Teatro Valle Inclán

‘FAUSTO’  Basado en la obra de Johann Wolfgang von Goethe dirigido por Tomaž Pandur  en una versión de Tomaž PandurLada Kaštelan Livija Pandur

http://cdn.mcu.es/espectaculo/fausto/

REPARTO
Roberto Enríquez, Víctor Clavijo, Ana Wagener, Pablo Rivero, Marina Salas,Emilio Gavira, Alberto Frías, Aarón Lobato, Rubén Mascato,Manuel Castillo.

Tomaž Pandur (Dirección), Livija Pandur, Tomaž Pandur y Lada Kaštelan (Versión), Pablo Viar (Traducción), Sven Jonke/NUMEN | FOR USE (Escenografía), Felype de Lima (Vestuario), Juan Gómez Cornejo (Iluminación), Livija Pandur (Dramaturgia), Boris Benko y Primoz Hladnik/Silence (Música), Dorian Kolundzija (Vídeo), Sara Álvarez (Caracterización), Mariano García (Espacio sonoro), Juan Ollero (Ayudante de dirección), Isidro Ferrer (Cartel)

Producción Centro Dramático Nacional

La confrontación con uno de los más grandes mitos europeos inspira a Pandur para revivir y reinterpretar la leyenda de Fausto, con la creación de un espectáculo en el que se disecciona la psicología de Fausto, sus temores y su soledad, su amor y su pasión. Al comienzo, Heinrich Faust, en la cima de su fortaleza intelectual pero también en la cima de su desesperación, se encuentra al borde del suicidio, se siente completamente perdido. Y querría sentir un momento en el que pudiera decir: “¡Detente pues, eres tan bello!.

Pero ¿cómo y dónde encontrarlo, y sentirlo, dónde se esconde?

En este momento desesperado y suicida, entramos en el paisaje interior de Fausto en un abrir y cerrar de ojos, en las partículas de su mundo real e imaginario, en su búsqueda de un momento perpetuo de alegría y realización.

Su búsqueda es nuestra búsqueda. Una búsqueda que nunca termina.

Cuaderno pedagógico, con información y entrevistas al director y actores:

http://cdn.mcu.es/wp-content/uploads/2012/08/cuaderno-71-fausto.pdf

Felype de Lima diseña el vestuario de la obra estos son figurines que ha diseñado para FAUSTO ( albúm publicado en el Facebook del Centro Dramático Nacional.

El sonido de este montaje corre a cargo de Mariano García en este artículo de su blog nos explica algunos detalles:

https://marianogarciasonido.wordpress.com/2014/11/05/fausto-cdn-tomaz-pandur/

La escenografía está diseñada por Sven Jonke-Numen/For Use

Fotografías:

publicadas en la web del cdn realizadas por Aljosa Rebolj

Fotos de Aljosa Rebolj

Artículos y Entrevistas:

La metamorfosis de Goethe

Por Paloma F. Fidalgo

Para metamorfosis, la de Fausto. La obra clásica del Romanticismo alemán, a cuya escritura Goethe consagró su vida y en la que el protagonista pasa del odio al amor previo pacto con el diablo. Llega al Teatro Valle Inclán en versión de Tomaz Pandur, uno de los grandes renovadores de la escena, que da a sus montajes un carácter onírico y muy físico. Hablamos con su protagonista, el actor leonés Roberto Enríquez.

Enríquez, popular a raíz de películas como Azuloscurocasinegro, pero con una excelente reputación sobre las tablas debida a sus recurrentes interpretaciones de los clásicos: Shakespeare, Esquilo, Brecht, Chejov… repite trabajando a las órdenes del gran Pandur, trasEl infierno.

Debe de ser la envidia de la profesión…
Probablemente (risas). Es un director mágico en su forma de trabajar. Un cazador de sentimientos, que adapta el papel al actor. En los ensayos, nos da plena libertad para interpretar, para encontrarnos en el personaje, frente a otros directores más intervencionistas que te indican hasta el menor detalle de lo que tienes que hacer, lo cual entraña menos riesgo, pero no te enriquece tanto. Además, tengo muy buen recuerdo de mi colaboración previa con él, porque coincidió con un momento profesional muy dulce para mí, con el estreno de AzulOscuroCasiNegro de Daniel Sánchez Arévalo, uno de los directores con quien mejor me entiendo.

¿Cómo es esta versión de Fausto?
Es una versión en la que a Mefistófeles lo simboliza una familia, el Mal lo encarna la Familia. Analiza la metamorfosis lenta que experimenta Fausto, que pasa de estar al borde del suicidio, carcomido por sus contradicciones y su insatisfacción, a salvarse y realizarse en la búsqueda del bien común, después de enamorarse y rejuvenecer, en una encarnación de las ideas del liberalismo clásico.

Pandur suele atraer nuestra atención con una escenografía muy impactante
Sí, pero no es hueca, siempre está al servicio de un contenido reflexivo, que te transforma, te deja tocado. En este caso, destaco el vestuario, en el que Pandur está trabajando muchísimo con el figurinista Felype de Lima. Ensayamos con los trajes que vestiremos en la función, y los van perfeccionando sobre la marcha.

¿Se anima el público español con los clásicos, como Fausto?
Por supuesto. Y es que muchos textos de autores griegos, por ejemplo, tienen plena vigencia. Aunque, en el fondo, con lo que se anima el público español es con los buenos montajes. Detecta la calidad. Pero los teatros tienen que apostar por ellos, como en este caso ha hecho el Centro Dramático Nacional.

¿Hay algún ‘Goethe’ en la actualidad?
Diría que Haneke…

Fausto vende su alma al diablo por la belleza. ¿Usted, por qué vendería la suya?
Por muchísimas cosas, casi a diario. Creo que empatizamos con Fausto porque se muestra con sus miserias, con sus inseguridades, que, en parte, son también las nuestras.

http://www.duendemad.com/es/n-144-metamorfosis-homenaje-kafka/roberto-enriquez-el-goethe-de-la-actualidad-seria-michael-haneke#detalle

Tomaz Pandur

Obra: Fausto

 La cultura española debería dar un paso adelante y guiar, incluso, la cultura mundial

“Hold Infinity in the palm of your hand / And Eternity in an hour”. Tomaz Pandur se funde y se confunde con las palabras de William Blake. Se mueve por el oficio con absoluta brillantez y consigue no dejar indiferente a nadie. Abre el corazón del público y comparte con él una experiencia que va mucho más allá. Es, sin duda, uno de los grandes renovadores del teatro europeo, para muchos creador de culto después de trabajos tan apabullantes como “Infierno”, “Calígula”, “Barroco”, “La caída de los dioses”, “Medea”… Y tantos otros títulos a los que ahora se une “Fausto”, producción del CDN, del que hemos charlado con él.

¿Por qué “Fausto”? Dice que su búsqueda es nuestra búsqueda. ¿Tan actual es?

Es un mito eterno de nuestra civilización. Nos habla de nosotros incluso mejor que en la época en la que Goethe lo escribió. Es una búsqueda eterna, por supuesto, encontrar la verdad sobre ti mismo, sobre el mundo en el que vives y para nosotros también encontrar la verdad del teatro.


¿Quién es hoy nuestro Mefistófeles?

Hay muchas entidades de muchas formas y con muchos nombres, no se puede hablar solo de una persona. Hablamos más de la energía que manda y rige el mundo. En esta era digital es muy difícil personalizar pero en la vida diaria nos lo encontramos todo el rato y por todas partes.


¿Y en el teatro?

La cuestión en el teatro es cómo presentar este tipo de energía, cómo encontrarla dentro de nosotros. Porque si Dios está dentro de nosotros, también está el diablo. Este dualismo es lo que estamos explorando aquí. “Fausto” es la metáfora de cualquier hombre que está constituido por dos entidades, el mal y el bien, la noche y el día… Este mundo dualístico es el reflejo correcto de los tiempos contemporáneos.


¿Es este “Fausto” otra autobiografía del alma como “Infierno” o va más allá?

“Infierno” era el viaje de un poeta guiado por otro poeta, esa era su belleza. Podíamos decir que el infierno no somos nosotros, sino los otros. Aquí tenemos dos almas que luchan. Es el retrato de un hombre que está luchando con los problemas cotidianos, que empieza por la mañana en la cama y se extiende a lo largo del día en un círculo eterno. Lo interesante es cómo convertir este monumental y épico poema de Goethe en algo reconocible para todos. Y aquí viene mi teoría de que el teatro es un espacio de alquimia. Todo lo que pones en escena se transforma, incluso la historia, la filosofía…


Ha dicho que concibe el teatro como una fusión de todas las experiencias del mundo. Por ejemplo, para “Inferno” investigó en la astrofísica de Stephen Hawking, en la física atómica contemporánea. ¿Dónde se ha sumergido esta vez para crear este “Fausto”?

Estoy todavía haciendo la misma investigación, pero en los últimos años estoy sumergiéndome más en la sabiduría científica contemporánea, en el sistema sensorial humano. Así que en este tema la ciencia ha hecho unos descubrimientos tan espectaculares, tan increíbles que estoy tratando de pasárselo a los actores para que sean conscientes de estas nuevas aproximaciones hacia los sensores humanos porque esto es lo que hace al actor diferente del público, él es un poco más sensible, usa un poquito más de la capacidad mental y el actor es más rápido también. Y como he dicho tantas veces lo que es sexy en el teatro es la velocidad.


¿Cómo es, puesto en escena, el Fausto de Pandur? ¿Qué importancia tiene la música en este montaje? Háblenos de ella, de la atmósfera que genera.

Soy supersticioso y por eso no querría hablar demasiado del resultado final porque el teatro es un proceso creativo, una cosa es mi visión y cómo debería aparecer todo pero cada día en los ensayos creamos juntos. Al final esto es el resultado de tantas emociones, tantas personas, tantas fantasías pero por otro lado desde el principio sabía que debía ser una aproximación minimalista, algo muy limpio y muy abstracto. Trabajando con los actores con un aproximación absolutamente neorrealista. Tenemos un elemento muy significativo en la función que es la pared. La pared que cambia, se transforma también, es una metáfora de ese precipicio de todas las fronteras mentales que tenemos. A mí como director me gusta mucho trabajar al filo de la navaja y esta pared que corta el mundo en dos partes es una metáfora del consciente y el inconsciente o la separación entre el lado derecho del cerebro y el lado izquierdo del cerebro. En esa mitad encontramos a Fausto. Un hombre que ha perdido sus propias ilusiones, que está a punto de rendirse y de confesar su poca importancia de la existencia pero de repente un golpe de inspiración le viene y llama… a algo (risas). Y ese algo aparece en la forma de la familia Mefistófeles, es la metáfora de que el mal no es una persona, sino de que es más, es una familia. La familia como la célula más pequeña de nuestra sociedad, la molécula, consiste en el padre, la madre, los hijos, los tíos… demuestra que todo al final incluso las más grandes tragedias griegas o incluso los más grandes trabajos literarios todo eso tan grande se concentra y se mete en el tamaño de una cocina o de una cama. Para nosotros ese especio es la cama.


“Si no brota de tu alma y no consigues estremecer los corazones de todos los oyentes con un placer fuerte y primario, limítate a sentarte”. ¿Estas palabras de Fausto podrían resumir un poco su sentir como artista?

Sí, absolutamente. Hay otra frase que me guía todo el tiempo, desde el principio cuando estaba pensando en el proyecto: “de nuevo asomáis vaporosas figuras”. Y entonces, de repente, empieza la magia (risas). Pero no deberíamos olvidar una de las frases más cruciales que dijo Goethe y lo hizo cuando estaba en el lecho de muerte: “Más luz”. Esta es la única y gran cosa que necesita el mundo ahora en mi opinión. Más luz.


Se ha atrevido con los más grandes autores de la literatura universal y con textos teatrales de culto. ¿Osadía, amor por el teatro, valentía?

Es algo que me inspira. No es cuestión de megalomanía por lo que cojo grandes títulos, es que quiero contar esas historias hoy. Estas historias son grandes por una razón, sobrevivieron a lo largo de siglos y milenios. Hoy cuando lees “Medea” de Eurípides suena como si hubiese sido escrita hoy y demuestra que nada ha cambiado.


Se ha convertido en un habitual de nuestro país. ¿Cómo se nos ve fuera?

Todo el mundo sabe que estoy enamorado de los actores españoles. Esa es la razón principal por la que estoy aquí. La cantidad de talento es algo tan raro en este momento en el mundo que disfruto muchísimo cada uno de los proyectos y de los minutos que tengo con ellos. Es una sensibilidad especial y una devoción personal y profesional hacia la profesión.


Ha trabajado con muchos actores y actrices españoles. ¿Sería muy cruel preguntarle quién le sigue emocionando como el primer día de todos ellos?

Sí, te lo voy a decir, por supuesto (risas). Hay dos actores desde hace diez años cuando empecé que son Roberto Enríquez y Asier Etxeandía. Y después con otras producciones hay una y la única, la gran Blanca Portillo. En cada proyecto he sido tan bendecido que en cada proyecto tengo una musa nueva. He trabajado con Belén Rueda, es divina, y a lo largo de los años he descubierto tantos otros increíbles talentos, por ejemplo Pablo Rivero, Santi Marín, Aitor Luna, Hugo Silva, Víctor Clavijo, Antonio Gil… Estoy completamente enamorado de las dos chicas de nuestra producción: Ana Wagener, ‘la Wagener’ (risas) y Marina Salas. Emilio Gavira es para mí la más grande fuente de inspiración… Espero no haberme olvidado de alguien… Más o menos. Sigue avanzando y siguen apareciendo, especialmente lo que me gusta hacer no es mi objetivo dirigir una función, lo que me gusta es abrir un espacio de búsqueda para tratar el teatro como debería ser tratado, como el lugar de pensamiento, el intercambio de flujos emocionales e intelectuales y al final ser capaz de crear con todos los aspectos positivos la energía. Incluso con los lados peores y más oscuros.


En unos momentos duros…

Desgraciadamente estamos viviendo una época muy cruel para con cualquier tipo de logro artístico. Ésta es una de las razones por las que quiero tener continuidad artística en España porque la posición de la cultura española debería dar un paso adelante y guiar incluso la cultura mundial. Hay tal potencial que se podría conseguir muy rápido.


Aparte de este “Fausto”, ¿qué otros proyectos tiene entre manos?

No lo sé, estoy esperando (risas). Creo que “Fausto” traerá nuevos proyectos porque el único sentido es mantener una continuidad artística, eso es lo que guía hacia mejores resultados. Cuando pienso sobre mí como director español esto debería ser muy fácil como aprender español también (risas).

http://revistateatros.es/entrevistas/tomaz-pandur_731/

Anuncios

Un pensamiento en “FAUSTO dirigido por Tomaž Pandur para el CDN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s